certificacio_n energeticaEl certificado de eficiencia energética es un documento que recoge la información objetiva sobre las características energéticas que tiene tu casa. Es decir, a través de la medición de los servicios que has ido utilizando de manera habitual como puede ser la iluminación, la refrigeración, el uso de agua caliente, calefacción etc… calcula el nivel de emisiones de CO2 que tiene tu vivienda en comparación del resto de inmuebles del edificio.

Este certificado especifica mediante una escala de 7 letras, de la A (edificio más eficiente energéticamente) a la G (edificio menos eficiente energéticamente), el consumo anual de energía necesario para satisfacer la demanda energética de un inmueble en las condiciones usuales de ocupación y funcionamiento. Cada edificio se califica con una etiqueta con la letra que corresponde a su nivel de eficiencia energética.

Desde el 1 de junio de 2013, es obligatorio que todas las viviendas en venta o alquiler dispongan de este certificado. De lo contrario, pueden ser sancionadas con multas que van desde los 300 hasta los 6000 euros.

Sin embargo, esta normativa no se aplica a pisos alquilados durante menos de cuatro meses, edificios aislados con menos de 50 metros cuadrados útiles, edificios de culto, monumentos y edificios protegidos o construcciones provisionales de menos de dos años.

Esta nueva norma tiene como fin último favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética e inversiones en ahorro de energía.

 

¿Cómo adquiero el certificado de eficiencia económica?

El primer paso a realizar es la identificación de un técnico competente. En cada comunidad autónoma existe un registro de profesionales habilitados para realizar las certificaciones.

A este técnico se le debe solicitar un presupuesto. Orientativamente el precio de este certificado de eficiencia energética será 1,5€ por metro cuadrado. Para un piso de 100m₂ son 150€, para un chalet de 200m₂ serán 340€, son precios orientativos.

Una vez que el técnico evalúa la vivienda y elabora el certificado tiene que ser comunicado al organismo competente a cada región, esta comunicación implica también unas tasas que define cada comunidad. Este certificado no es válido hasta que no lo revisa la Administración. Después de dos días la administración envía la etiqueta energética con el número de registro que te ha sido asignado. En este momento tu vivienda ya está certificada y registrada.

Este certificado tiene validez de 10 años y el propietario es el único responsable de su renovación.