España cuenta con uno de los parques de edificios más antiguos de Europa occidental, con diseños ya anticuados, escasamente sostenibles y poco eficientes energéticamente hablando. La rehabilitación de estas áreas, donde suelen establecerse capas desfavorecidas de la sociedad en el ámbito económico, es una labor necesaria y prioritaria. Sin duda, con la rehabilitación se logra dotar a los ciudadanos de unas condiciones vitales adecuadas, lo que repercute en el avance y la prosperidad. Asimismo, estas rehabilitaciones de edificios ayudarían, entre otros diversos aspectos, a disminuir el consumo de energía de los hogares.

Rehabilitación edificio - M3Sin duda, la eficiencia energética resulta fundamental para equilibrar el déficit comercial del Estado. El balance comercial negativo es, en gran parte, una cuestión energética, y la rehabilitación de inmuebles puede generar ahorros, además de otras ventajas económicas, sociales y medioambientales.

Un impulso de la rehabilitación de edificios implica la creación de empleo. El coste medio que supone tal impulso es menor que el desembolso anual en subsidios para desempleados. Además, esas inversiones en rehabilitación son de nuevo recuperadas por medio de los impuestos abonados por la actividad producida (IRPF, IVA, etc.). A esto hay que añadir, la evidente revalorización de las viviendas.

¿Qué patrones se deben de realizar para lograr una mejora de la calidad de vida de las personas y que, además, esto conlleve un gasto menor en los hogares?

– Reforma y perfeccionamiento de la envolvente térmica del inmueble. Lo que supone una disminución del gasto en refrigeración y calefacción, gracias a un correcto aislamiento térmico (ahorros económicos de hasta un 30%).

– Instalación de equipos que permitan el empleo de energías renovables. Estos sistemas permiten que se reduzca el gasto de energía convencional de los edificios. Reemplazo de electrodomésticos antiguos por nuevos, instalación de mecanismos de rescate de energías residuales, etc.

– Mejora de la eficacia energética de los emplazamientos comunes, como los ascensores y la iluminación general del edificio. Sustitución de sistemas eléctricos (bombillas, cableados…) por otros de mayor rendimiento y que consuman menos. Un provecho eficiente de las horas de luz solar. Con estos avances se puede alcanzar un ahorro superior al 20%.

Para fomentar la rehabilitación de edificios, el Gobierno dispone de subvenciones que pueden alcanzar los 4000 euros para las personas que quieran reformar su vivienda. Para el acceso a esta ayudas, hay que cumplir una serie de requisitos. La comunidad autónoma en la que esté ubicada la edificación es la encargada de efectuar el reconocimiento y tramitar la ayuda, según lo acordado entre las comunidades y el Ministerio de Fomento.