Cooperativa de viviendasUna de las decisiones más importantes en la vida de una persona es la de adquirir una casa propia. No solo es sopesada, sino que debe ser tomada tras estudiar todas las alternativas y oportunidades que ofrece el mercado. Dentro de las fórmulas existentes, la cooperativa de viviendas es una de las más apropiadas.

¿Qué es una cooperativa de viviendas?

En pocas palabras, la cooperativa de viviendas es la unión de varias personas para adquirir un bien común: la vivienda propia. Normalmente, esta práctica se realiza a través de una gestora de cooperativa. De esta forma, las personas no son solo socios, son también auto promotores y pueden ser partícipes de todo el proceso de gestión de viviendas a través de asambleas en donde se decidan los materiales y calidades a utilizar. Por supuesto, el coste es el principal tema a tratar.

Ventajas de las cooperativas de viviendas

  • En primer lugar, las cooperativas de viviendas tienen un coste inferior a las tradicionales. al ser grupos de personas que se dividen los gastos, la inversión individual es menor. Además, el 30% del valor que se lleva el intermediario se lo quedan los mismos socios.
  • El tipo de pagos también es una ventaja. El precio y la forma de abonar lo deciden los socios. Normalmente se adapta lo máximo posible a cada individuo y se divide en etapas de entrega, compra, pago al personal de construcción o materiales y al final para las escrituras.
  • Los mismos socios son los que toman las decisiones en todo momento. Al ser parte del directorio, deben decidir desde el diseño hasta el presupuesto, pasando por los detalles más pequeños que existan. Al tener esta metodología, en cualquier momento puede cambiarse según la preferencia de cada socio.
  • Es muy importante saber que la responsabilidad social tiene límites. Solamente se limita a la aportación que se realice por cada socio. Al ser un promotor, cada persona tiene ventajas e inconvenientes por esto.
  • Como se mencionó anteriormente, cada socio forma parte del directorio. Esto es una gran ventaja porque toda decisión pasa por cada individuo y tienen la oportunidad de ejercer votos ante cada acto.
  • El dinero ahorrado es mucho más que en una vivienda tradicional. Según los informes, se estipula que los socios gastan entre el 20 y el 30% menos que en un proyecto personal. Además, los tiempos de espera normalmente son más rápidos que en las VPO.